Puesta a punto del encendido por batería.

Se ha dicho que la chispa debe saltar en el momento preciso en que haga falta en el cilindro; esto se consigue colocando el distribuidor debidamente acoplado al motor, cosa que se va a explicar cómo se hace, pues el chofer puede verse en el caso de tener que desmontar la cabeza del Delco y debe saber cómo se vuelve a colocar.

Sueltas las abrazaderas E (fig. 22) y el tornillo T, se puede sacar hacia fuera el cuerpo G de la cabeza Delco, desengranando el eje del distribuidor.

El orden de operaciones para el montaje es el siguiente:

1º Se comprueba que el encendido está cortado, se limpian y ajustan los contactos del ruptor, y quizá convenga quitar las bujías para facilitar el giro del motor.

2º Se determina en la forma ya explicada (si no se conoce) el orden de explosiones del motor. Se supone que se trata de un seis cilindros y que el orden resulta ser 1-5-3-6-2-4.

Se ve en qué sentido gira el dedo del distribuidor D (por ejemplo, a derechas).

Se coloca el primer cilindro en explosión. Para ello se da vueltas al motor despacio con la manivela de arranque y se observan los taqués o balancines de las válvulas del primer cilindro: cuando se haya cerrado la de admisión se sigue girando el motor muy despacio, pues estará ya en compresión dicho primer cilindro, hasta ponerlo en el momento preciso de la explosión. Suponiendo un motor de avance mixto (a mano y automático), se gira hasta que por la ventana del cárter del volante aparezca la marca relativa a la puesta a punto del encendido que se hace coincidir con la referencia del cárter, como se ve en la figura 29 (*). En ese momento al émbolo del primer cilindro le faltan 17 grados de giro del cigüeñal para llegar al p.m.s. y sí se coloca la manecilla de avance a mano en la posición del máximo adelanto, estará el primer cilindro en la posición precisa de encendido, pues tendrá el mayor avance (17º en este caso) que el fabricante concede para dar a mano al motor. Más avance lo darán automáticamente el Delco con sus contrapesos o el control de vacío; pero esto no interesa para la puesta a punto. Si hay tornillo de reglaje se coloca en la posición media (cero del por «selector de octano»).

(*) Cada modelo de motor tiene su referencia o marca especial; en el caso de la figura 29 se representa la señal ADV 17º que lleva el volante de un motor tomado como un ejemplo. En otros hay la señal IG-1 (ignición cilindro 1). En muchos motores modernos esta referencia es un trazo en el dámper o en la polea del cigüeñal que mueve la correa del ventilador trazo que se hace coincidir con la referencia correspondiente del bloque.

Si no hubiese referencia especial en el volante, entonces se coloca en explosión el primer cilindro cuando su pistón está precisamente en el p.m.s. y el avance a mano en la posición de máximo retardo. De este modo se sabe que lo más retrasada que puede saltar la chispa es cuando el pistón está en el punto muerto superior, es decir, con avance nulo.

Una vez colocado el pistón del primer cilindro en el momento de la explosión (**) como acaba de explicarse, hay que poner cl Delco de modo que en ese momento produzca una chispa, es decir, que se separen en ese instante los contactos del ruptor. Se mete (fig. 22) la caja G hasta que se engrane el extremo del distribuidor D; si éste debe girar a derechas, se mueve lentamente la caja C a izquierdas hasta el momento en que empiecen a separarse los contactos del ruptor.

(**) Conviene fijarse en que es el momento de la explosión es decir poco después de cerrarse la válvula de admisión; pues hay otro p.m.s. que corresponde al cierre del escape y ése no conviene.

Se aprecia este instante con exactitud por medio de una bombilla del voltaje de la batería (una de las usadas en los faros) que se tiene en un portalámparas con un trozo de flexible; se desemborna (fig. 14) en II el cable que trae la corriente al ruptor, y se une este cable a uno de los hilos del flexible mientras el otro se emborna en II. El resultado es haber puesto en serie el filamento de la bombilla con el circuito de la corriente primaria y, por consiguiente, aquélla se encenderá cuando los contactos del ruptor estén juntos, mientras que al separarse, la bombilla se apaga. Claro está que durante esta operación hay que dar la corriente de encendido; una vez terminada, vuelve a cortarse.

Se inmoviliza entonces (fig. 22) la caja C por medio del tornillo T y se mira sobre cuál de los cables de las bujías envía la corriente secundaria el dedo D. Para ello, se coloca la tapa F en la única posición en que puede quedar fija respecto a la caja c; se cierra con las abrazaderas E, y el cable que resulte con corriente se une a la bujía del primer cilindro. Para esto es preciso hacer girar a mano el motor muy despacio, y se ve qué cable tiene corriente al pasar la señal por la referencia.

El orden de operar es lógico: se empieza por poner el primer cilindro en el momento de la explosión y se coloca luego el Delco de modo que dé una chispa, y esa chispa se hace que salte en la bujía del primer cilindro.

También puede ponerse la bombilla en derivación sin desembornar ningún conductor. Se conecta uno de los dos hilos del flexible al borne II de llegada de corriente al ruptor (fig. 14), o en el 3 ó en el 2 de la bobina, y el otro hilo se pone tocando masa; cuando los contactos están juntos, la corriente se va por ellos y no por la resistencia que le ofrece el filamento, que estará apagado; pero al separarse, la bombilla se enciende, puesto que la corriente se va por ella a masa.

Otro procedimiento es, dando también el encendido, mirar la aguja del amperímetro: cuando ésta cae a cero es que en ese instante se separan los contactos del ruptor; pero este sistema es menos exacto porque requiere que el amperímetro lo esté mirando otra persona, a no ser que se disponga un juego de espejos. No obstante, se explica mas adelante como ejemplo al hablar del doble ruptor.

Hay otro sistema más sencillo, pero menos preciso: meter entre los contactos del ruptor una hoja de papel de fumar (o de papel de aluminio, estaño o una hoja de afeitar extrafina); se tira suavemente de ella y cuando puede salir es que se separan en ese momento los contactos. Este procedimiento da un error debido al espesor del «calibre» usado, siempre apreciable en este caso, y requiere tacto fino y acostumbrado.

6º Después, sabiendo el orden de explosiones y el sentido de giro del dedo del distribuidor D, no hay más que enganchar los demás cables en las bujías correspondientes. Por ejemplo: en el caso considerado en que D gira a derechas, se une el cable que sale de la derecha del primer cilindro al 5º; el siguiente, al 3º porque el orden de explosiones era 1-5-3-6-2-4.

Una vez hecho el reglaje, hay que esperar la confirmación en marcha, pues puede haber quedado a punto con arreglo a las marcas del fabricante y no responder a las exigencias de la gasolina, o bien no se alcanzó la exactitud necesaria. El retoque final se hace por ligeros tanteos moviendo en el sentido adecuado la caja del distribuidor.

Sucede muchas veces que los cables de las bujías son de diferente longitud, y en ese caso al colocar engranado el eje del distribuidor, se hace ya de modo que el dedo D apunte hacia el cable del cilindro primero, o sea que la caja C se coloca también aproximadamente de modo que cuando se le ponga la tapa en la única posición posible, el dedo envíe la corriente al cable del primer cilindro. Luego se hace el ajuste exacto, como se explicó.

Ruptor doble. Las figuras 30 y 31 representan una cabeza Delco para motor de ocho cilindros con dos ruptores sincronizados H y D. La caja del distribuidor se inmoviliza por la tuerca B, cuyo espárrago pasa por una ranura de la chapa C, de modo que la cabeza Delco puede moverse con relación a la chapa para la puesta en punto del encendido, y una vez hecho esto, corregirlo, finalmente, si la gasolina es mala y produce detonación. Equivale, pues, a un selector de octano, pero sin la facilidad del tornillo de reglaje. (es de advertir, y esto es general para todos los motores, que al hacer los ensayos, si al acelerar a fondo el coche en llano desde 20 a 50 kilómetros por hora se oye un leve golpeo es señal de buen ajuste. Si el golpeo es fuerte, se retrasará muy poco a poco el encendido, hasta que, en dichas condiciones, se oiga sólo ligeramente.)

Uno de los ruptores, el D, está montado fijo sobre la base soporte del mecanismo. El otro ruptor H va colocado en una placa portadora cuya posición con relación a la otra placa-soporte se puede variar mediante el tornillo excéntrico A, fijándose con los tornillos G.

Para ajustar la separación de contactos se empieza por girar el motor a mano hasta que se separen al máximo los contactos del ruptor fijo D; se calibra su holgura aflojando la tuerca de apriete E y dando vueltas al tornillo de reglaje F hasta obtener la debida separación, volviendo a apretar la tuerca. Después se gira un poco el motor para que se separen lo más posible los contactos del otro ruptor móvil H, y se regula su holgura de análoga manera.

Para hacer la puesta a punto, y suponiendo un orden 1-6-2-5-8-3-7-4, se empieza por poner el primer cilindro en explosión, para lo cual se procede como se dijo, observando los taqués de las válvulas, y cuando se cierra la de admisión se gira un poco más hasta hacer coincidir (figura 32) la señal D.C. 1-8 con la referencia R del cárter. Se afloja la tuerca 8 (fig. 30) y se da el encendido. Gírese la caja del distribuidor a derechas todo lo que permita el orificio de la placa C; el amperímetro en el tablero de instrumentos, marcará descarga. Gírese la caja ahora lentamente en sentido contrario (a izquierdas) hasta que la aguja del amperímetro vuelva a cero; esto indica que los contactos D acaban de abrirse en ese momento, que debe ser precisado con exactitud (*). Apriétese entonces la tuerca B y córtese el encendido.

Nuevamente se gira un poco el motor (un cuarto de vuelta), haciendo que coincida la marca D. C. 3-6 con la referencia R, posición que corresponde al p.m.s. en los cilindros 3º y 6º Se aflojan los tornillos G una media vuelta y se gira la placa portadora de los contactos (mediante A) a derechas todo lo que permitan dichos tornillos. Se vuelve a dar el encendido, debiendo marcar descarga el amperímetro. Gírese la placa portadora a izquierdas hasta que nuevamente marque cero la aguja del amperímetro, determinando con precisión este momento, y entonces se aprietan los tornillos G. Ahora quedan ambos ruptores sincronizados. En algunos modelos, el tornillo de sincronización A va colocado debajo de la caja del distribuidor.

Ejecutadas las operaciones descritas, se coloca en su sitio la tapa del distribuidor y se comprueba que la puesta a punto está bien hecha, para lo cual se desconectan los cables de las bujías y el extremo del correspondiente al primer cilindro se acerca a unos cinco milímetros de masa; entonces se gira el motor a mano hasta que aparezca otra vez, en el nuevo momento de la explosión, la señal D. C. 1-8 (o la ADV o la que lleve el motor según la marca y modelo de que se trate) ante la referencia fija (fig. 32), en cuyo instante y con precisión, si el reglaje quedó bien hecho, debe saltar una chispa entre el citado cable y masa. Se gira un poco más el motor y análoga comprobación se realiza para el otro ruptor cuando aparece la señal D. C. 3-6 (o SYN. 6), mediante el cable de bujía del 6º cilindro.

(*) Ahora se expone otro ejemplo: la señal D. C. 1-8 quiere decir (p. m. s. de los cilindros 1 y 8). El sistema de apreciar la apertura de los contactos del ruptor es distinto también. Pero obsérvese que en el fondo y en el orden de operaciones, la manera de poner a punto el encendido es siempre igual.

Puede presentarse el caso de que, sin necesitarse hacer una puesta a punto del encendido, haya que colocar de nuevo cada cable unido a la bujía correspondiente; por ejemplo, en el caso de que se hubieran soltado para cambiar o limpiar las bujías. Este caso es más sencillo, y se opera del siguiente modo:

1º Se averigua el orden de explosiones.

2º Se determina el sentido de giro del dedo del distribuidor.

3º Se coloca el primer cilindro en explosión. No es precisa la exactitud de antes; basta observar el momento del cierre de la válvula de admisión y girar un cuarto de vuelta más, aproximadamente, el cigüeñal (Con esto queda el primer cilindro en explosión aproximadamente pues como hay retraso al cierre de la admisión y avance al encendido la compresión no dura media vuelta completa, sino que con un poco más de un cuarto de vuelta ya hay bastante.).

4º Se ve a qué cable envía corriente el dedo del distribuidor.

El que sea se une a la bujía del primer cilindro. Siguiendo el giro del dedo y el orden del encendido, se unen los sucesivos cables a las bujías correspondientes, como se dijo para la puesta a punto.